Consejos para disfrutar más de la visita a Aigüestortes

La visita a un enclave natural y máxime si se trata de un enclave especialmente protegido como ocurre con el Parque Nacional de Aigüestortes, requiere que los visitantes adopten una serie de medidas para que la presencia humana afecte lo menos posible al entorno natural y a la flora y la fauna que habita en el mismo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que caminar suele ser la mejor manera de conocer el entorno. Para evitar accidentes o sustos, lo más recomendable es usar siempre los caminos señalizados. Las diversas rutas están además señaladas según su grado de dificultad para que los visitantes puedan elegir la que mejor se adapte a su estado físico.

Para aquellos que quieran adquirir un mayor conocimiento sobre el parque y la flora y la fauna del mismo, cabe la posibilidad de contratar los servicios de un guía interpretativo debidamente acreditado.

Cada vez son más las especies de vegetación y flora que están en peligro de extinción, por eso es totalmente imprescindible que los visitantes se conciencien de la necesidad de no arrancar ni estropear ningún tipo de planta.

De igual manera que hay que respetar la flora, también debe respetarse la fauna, no molestándose de ninguna manera a los animales y, por supuesto, no realizando ninguna actividad como la caza o la pesca, que están absolutamente prohibidas.

Aunque las piedras pueden parecer carentes de importancia, en los Parques Nacionales los minerales también están dentro del ámbito de protección, por lo que está prohibido recoger rocas y otros minerales.

Dado que el parque es la casa de un gran número de animales, debe hacerse la visita con un nivel mínimo de ruido, evitando así perturbar a los animales y al resto de visitantes.

Actividades como la acampada o el hacer fuego están totalmente prohibidas en el entorno del Parque Nacional de Aigüestortes.

A fin de realizar una visita que sea lo más satisfactoria posible y conservar el entorno, se hace imprescindible atender siempre a las indicaciones dadas por la cartelería que hay a lo largo del parque, además de las indicaciones del personal del parque.

Siguiendo unas sencillas indicaciones y comportándose de manera cívica, la visita al parque resultará más agradable y permitirá una mejor conservación del entorno para que tanto la flora y la fauna que en él habitan como los visitantes, puedan seguir disfrutando de él durante mucho tiempo.

 

M.J.

Deja un comentario